La SGAE demanda a un blog por un post

27, junio, 2007

En MAESTROS DEL WEB comentan sobre una noticia que se ha comentado mucho a lo largo del día y es que se ha confirmado Julio Alonso que ha sido demandado por la SGAE (Sociedad General de Autores y Editores). Y todo por comentar en su blog de un google bombing famoso que los colocó en su momento con el keyword ladrones en la cabeza de los resultados.

Quieren 9.000 euros, quieren que el post sea eliminado y quieren una rectificación. Pero realmente lo que demuestran es el poco conocimiento del mundo digital hoy en día, de la forma en que nos comunicamos, de la forma en que se mueve la información y de la forma en que los usuarios alertan cuando las cosas están mal y deben ser mejoradas.

¿Qué no saben que Madrid es una de las ciudades más importantes para los blogs a escala mundial? ¿Cómo manejarán ahora los cientos (y espero que sean miles) de temas que van a ser publicados sobre esta acción?

Es cierto, el trabajo que ellos hacen no va a ser aplaudido fácilmente, pero tampoco están buscando un acercamiento con la gente que paga el “canon”, tampoco están buscando justificar muchas de sus acciones y les sale más fácil tomar acciones legales para limpiar su imagen. Y a mi parecer el efecto cada día se hace más contraproducente.

Me gustaría pensar en instituciones que buscaran proteger los derechos de autor buscando una evolución, buscando soluciones creativas y que se adapten a la transición que estamos viviendo. Que generen debate, que estén abiertos a escuchar las cosas buenas y también las malas.

La judicialización de la gestión de derechos de autor y las políticas de propiedad intelectual es un hecho. La tecnología, internet y quienes hacen uso de ellas para intercambiar contenidos protegidos o expresar su opinión sobre las sociedades de gestión suelen estar en el punto de mira de los abogados de éstas.

Así que a ver que publicamos en nuestros blogs, que si a alguien no le gusta te presenta una denuncia y se queda tan pancho y a ti te se queda una cara que no veas.

• Actualización (28/junio/2007):

• Actualización (29/junio/2007):


“Los Diez Mandamientos del buen conductor”

21, junio, 2007

Aunque me salgo del tema del blog, pero la noticia me ha llamado mucho la atención, eso lo he leído en PERIODISTA DIGITAL, y tengo que advertir que no es cosa de la DGT, sino del Vaticano que publica “Los Diez Mandamientos del buen conductor” (como dice un amigo: “que san Onofre nos pille confesaos”),

Viñeta de Forges en Elpais.com

Viñeta de Forges en elpais.com

El Vaticano que se mete en todo, expresó hoy su preocupación por los numerosos muertos en las carreteras, y tras un exhaustivo recorrido por el mundo del automovilista. El Vaticano propone un ‘decálogo del conductor’, a semejanza de los Diez Mandamientos:

  1. ‘No matarás’ (este creo que se lo han copiado de algún sitio)
  2. ‘La carretera sea para ti un instrumento de comunión entre las personas y no de daño mortal
  3. ‘Cortesía, corrección y prudencia te ayuden a superar los imprevistos’
  4. ‘Sé caritativo y ayuda al prójimo en la necesidad, especialmente si es víctima de un accidente’
  5. ‘El automóvil no sea para ti expresión de poder y dominio y ocasión de pecado’
  6. ‘Convence con caridad a los jóvenes y a los que ya no lo son a que no se pongan al volante cuando no están en condiciones de hacerlo’
  7. ‘Brinda apoyo a las familias de las víctimas de los accidentes’
  8. ‘Reúne a la víctima con un automovilista agresor en un momento oportuno para que puedan vivir la experiencia liberadora del perdón’.
  9. ‘En la carretera tutela al más débil’
  10. ‘Siéntete tu mismo responsable de los demás’.

Asimismo señala que también es fructuoso orar y rezar el rosario durante el viaje, sobre esto último no se lo que pensará la DGT, por las distracciones que pueda ocasionar, o por que te se vaya el santo al cielo.

Aparte de las bromas una cosa es cierta…  en el siglo XX unos 35 millones de personas murieron en accidente de carretera y los heridos fueron mil millones y medio. En el año 2000, los muertos fueron 1.260.000. Así que tengamos todos cuidado conduciendo, con mandamientos y sin ellos.


Niños siempre localizados mediante un chip

26, mayo, 2007

Se empezó colocando chips a nuestras mascotas y me parece que estamos muy cerca a que se los coloquen a las personas.  Pues según he leído en EL PAÍS en un artículo de Patricia F. de Lis, mediante dispositivos en pulseras, prendas o injertados pueden evitar casos como el de Madeleine, además cerca de 18.000 familias españolas conocen el lugar exacto en el que está su hijo gracias a un sistema en el móvil

En un caso muy reciente, una madre escocesa fue a recoger a su hijo a la guardería y, cuando llegó, descubrió que el niño estaba ya a unos 60 metros del edificio y se marchaba con unos extraños. Esto ha servido a la compañía británica Connect Software para vender soluciones que permiten el rastreo de menores. “No deje que esto le ocurra a usted“, sugiere la compañía en su web. Los padres británicos están asustados. En el Reino Unido se denuncian unas 70.000 desapariciones de niños cada año, según los datos de la organización internacional Missing Kids (“niños desaparecidos”).

Todos tenemos presentes el caso de la pequeña Madeleine McCann, cuyo rastro se perdió la noche del 3 de mayo en el Algarve (Portugal), ha conmovido a sus compatriotas y despertado el debate ético y legal sobre el uso de soluciones que permitan saber, durante todo el día, dónde está un niño. La tecnología permite la utilización de teléfonos móviles con servicios de localización o de dispositivos GPS, e incluso la implantación de un chip subcutáneo. Otra cuestión es si ese control permanente del niño es ético.

El teléfono móvil es el dispositivo de rastreo por excelencia ya que, desde el momento en que está encendido, es localizable.  Telefónica Móviles cuenta con un servicio llamado Localízame que permite conocer el lugar en el que está el teléfono, siempre que esté encendido y tenga cobertura.

Para utilizar este servicio se necesita el permiso del propietario del teléfono rastreado que, en el caso de un menor, es el propio padre. Es complicado saber cuántos lo utilizan, pero sí se sabe que el operador cuenta con dos tipos de teléfono para menores, el Play Pack (para niños de entre 8 y 12 años y del que se han vendido unas 90.000 unidades en el último año) y el MO1, fabricado con Imaginarium para niños de entre 4 y 8 años, y del que se vendieron unas 15.000 unidades las pasadas Navidades. La operadora asegura que el 20% de los propietarios de estos teléfonos (18.000) han activado el servicio Localízame y que el 10% (9.000) lo han utilizado ya. Estos datos no incluyen, además, los niños que utilizan teléfonos móviles diseñados para adultos, que son la gran mayoría. Según explica Fernando Martínez, de Telefónica Móviles, los usuarios de este servicio buscan “peace of mind“, es decir, tranquilidad: son padres con hijos pequeños, o familiares de ancianos y dependientes.

En España, en todo caso, la cifra de desapariciones es muy inferior a la de otros países: el año pasado se produjeron unas 100 “desapariciones inquietantes” de menores y se denunciaron 15.000 en total, según datos del Cuerpo Nacional del Policía, frente a las 70.000 del Reino Unido o las más de 700.000 de Estados Unidos, sólo de menores. Por eso, en estos países hay ya infinidad de tecnologías para el rastreo de niños.

La británica Connect Software, vende brazaletes y ropa con chips en su interior del tamaño de una ficha de dominó. Tienen una batería que dura unos 5 años, y que emite una señal de radiofrecuencia (RFID) cuando pasa por una antena receptora. Sólo funciona, por tanto, en el espacio reducido en el que estén instaladas esas antenas. El equipo cuesta entre 700 y 1.500 euros.

Más prácticos son los dispositivos GPS, que permiten localizar a quien lo lleva por satélite, esté donde esté. La empresa estadounidense Wherify vende un reloj para niños equipado con esta tecnología.

Todos estoa “artilugios” tienen un inconveniente obvio en el caso de que haya sido secuestrado: el delincuente puede deshacerse de ellos. Por eso, en el año 2002 y tras el impactante secuestros de las niñas Holly Wells y Jessica Champan, el profesor de la Universidad de Reading Kevin Warwick ideó un implante subcutáneo que contenía un microchip que, a través de la red de telefonía móvil, enviaba señales a un ordenador para localizar a la víctima. Warwick –que ha probado esos implantes en su propio cuerpo– ofreció su invento públicamente a los padres británicos y recibió cientos de peticiones. Su propuesta fue recibida con un gran escándalo por sus implicaciones éticas y la pérdida de intimidad que implicaba, así que la desechó.

La tecnología, en todo caso, existe. Pero el debate ético también existe. “¿Qué tipo de datos incluirán estos chips, y quién los va a usar y para qué?“, se plantea Víctor Domingo, presidente de la Asociación de Internautas. “La implantación de estas nuevas tecnologías, que parecen de ciencia-ficción, debe traer consigo una reflexión sobre su uso“.


Tú, robot

9, mayo, 2007

Fernando Puente comenta en EL PAÍS, que antes de programar a las máquinas para que sean empáticas… habrá que desprogramar a los humanos para que no sufran por ellas.

¿Tienen los robots conciencia? De momento, y para tranquilidad de los filósofos, no. Pero los humanos sí. Como leemos a través de Slashdot, un test de un robot para uso militar diseñado en el laboratorio de Los Álamos para despejar vías en campos minados terminó de manera inesperada. Y no por que la máquina, con varias patas, poco menos de dos metros de longitud y forma de insecto o araña, se volviese loca.

Sino porque el coronel al mando del ejercicio no pudo resistir la escena. Y es que la tarea del robot consistía en pisar cuantas minas mejor, aunque fuese a expensas de ir perdiendo patas por el camino. Después de cada explosión, el robot se levantaba y seguía caminando con las que le quedaban, cada vez de forma más penosa. Hasta que el militar dio la orden: “¡Detengan la prueba!“. ¿Por qué?, respondieron los técnicos. “¡Es inhumano!“, respondió.

robot


El civismo de los ‘blogueros’

26, abril, 2007

El tema ya ha sido tratado en este blog en dos post: Siete normas para regular la ‘blogosfera’ y Proponen que no valga todo en la blogosfera. Pero hoy encuentro un artículo de Francis Pisani, en EL PAÍS, comenta sobre la propuesta de código de conducta en las bitácoras ha provocado una intensas discusiones en la blogosfera:

Un código de conducta invitando a los blogueros a que hagan gala de ser más cívicos acaba de ser puesto a la consideración de la comunidad por dos gurús: Tim O’Reilly, padre del concepto web 2.0, y Jimmy Wales, fundador de Wikipedia. La idea surgió tras un ataque sexista y amenazas de muerte contra la tecnobloguera Kathy Sierra. No es extraño que se maltrate a las mujeres en la web; la propuesta de O’Reilly y Wales se inspira en un código concebido por la red de blogueras BlogHer.

Objeto de intensas discusiones, la propuesta consta de seis puntos. Los más obvios sugieren no hacerles caso a quienes buscan bronca; reaccionar cuando alguien está siendo atacado/a de manera injusta, y no decir nada en la Red que no se diría en persona. Los más problemáticos invitan a resolver conflictos en privado antes de hacerlo en público; no tolerar comentarios anónimos, y establecer la responsabilidad de los blogueros por los comentarios que dejan los demás. Al sugerir que los blogueros favorables al código pongan una estrella de sheriff con las palabras Civility enforced (‘Se respeta el civismo’), O’Reilly centró el debate de una manera que invitaba a la crítica. No faltaron.

Profesor de periodismo, especialista en nuevos medios y bloguero respetado, Jeff Jarvis argumentó en BuzzMachine.com que somos adultos. Más que un medio, la web es un lugar “y cuando me mudé de ciudad no enseñé una insignia en mi valla“. Su comportamiento es cívico y si no fuera el caso, bastaría con aplicar las leyes. Nate Anderson recordó en ArsTecnica.com que la presión social estigmatizaría a quienes no lo adopten. En BlogHer, fuente de inspiración de O’Reilly, Marianne Richmond recordó que “no hay una única blogosfera. ¿Si tuviéramos algo como un código ético universal quién haría que se respetara y cómo?

Las reacciones provocaron que O’Reilly revisara su postura tres días después de publicar el borrador de código de conducta. Reconoce haberse equivocado en cuanto a la estrella de sheriff.No hay intención de crear un código único que todos los blogs tendrían que suscribir“. También reconoce que el anonimato puede ser necesario en ciertas situaciones políticas, y para animar a los tímidos. Acepta que responsabilizar al bloguero por los comentarios de otros debilitaría su posición en determinadas circunstancias legales. Invita a no pretender que “no tenemos responsabilidad por el tono que permitimos en nuestro sitio“.

Más que un código de estándares, tal vez sea mejor un sistema de moderación integrado a las plataformas más importantes”, escribió O’Reilly. Craigslist, eBay y hasta Slashdot tienen sistemas similares. O’Reilly es partidario de una mini aplicación (plug-in) que permite esconder los comentarios ofensivos mientras se puede “hacer clic para verlos(click-t-see). No molestan y no son censurados.

En tres días O’Reilly alteró su propuesta inicial y mostró una real aptitud para tomar en cuenta argumentos serios, lo cual le permite reafirmar con mayor fuerza que “el civismo es importante“. No parece haber previsto tantas reacciones adversas. Se dieron. Las tomó en cuenta y la blogosfera (que tal vez deberíamos llamar blogalaxia dada su diversidad) sale ganando al discutir de sus propias modalidades de funcionamiento.

El debate tiene relevancia para los medios tradicionales que publican blogs. Prisa.com no parece contemplar un código especial, explica Javier Moya, responsable de participación interactiva de Prisacom, ya que los blogueros forman parte de un medio “regido por su particular código de conducta. Esto no quita que permitamos en algunas bitácoras, de manera puntual, conductas más frescas y descaradas, como diarios personales que son“.

No tenemos un código al día de hoy, pero estamos considerando redactarlo“, dice Marcelo Franco, editor jefe de Clarín.com. Sin embargo, cuando a los dos días de que O’Reilly formulara su propuesta inicial, el sitio lanzó una encuesta entre sus lectores sobre el tema, “participaron 5.000 personas y casi el 70% se manifestó en contra de su existencia“.


Según Scansafe, ocho de cada diez blogs tienen contenido ofensivo

25, abril, 2007

Cuenta Francisco Javier Pulido en PC WORD, comentando un informe de Scansafe, que hasta el 80 por ciento de los blogs contienen palabras malsonantes, comentarios destructivos o malware.

Los blogs se están viendo inundados estos días de contenidos no deseados, según el informe mensual de amenazas de Scansafe en marzo de 2007, un sorprendentemente alto porcentaje de los blogs (hasta el 80%) contienen contenidos ofensivos, con el seis por ciento incluyendo malware activo.

Aunque en principio estas cifras podrían parecen espectaculares, lo cierto es que resultan algo exageradas. Como la compañía admite, una palabra malsonante no implica que el sitio sea un problema. Para ser añadido a la lista de sitios potencialmente ofensivos, a un blog le basta con contener una sola entrada en la que haya una palabra malsonante.

Estas cifras han sido extraídas del servicio de análisis de tráfico en tiempo real de Scansafe diseñado para filtrar contenidos. En los blogs analizados, China aparecía tantas veces como derivados de la palabra “fuck”. Debido al alto número de sitios que supuestamente contienen material ofensivo, la compañía no los bloquea a menos que el cliente lo especifique de forma explícita.

El contenido de los blogs y otros sitios que se enriquecen por contenido generado por el usuario está cambiando constantemente. Como resultado, las soluciones de seguridad web que dependen del rastreo web en lugar de escanear la URL cada vez que se pide, pueden dejar a los usuarios expuestos a malware y contenidos no deseados”, asegura Dan Nadir, de Scansafe.


Cara a cara con la violencia

19, abril, 2007

Los datos hablan por sí solos, según un artículo escrito por Antonio Caño en EL PAÍS:

  • En EE UU hay más de 190 millones de armas de fuego en manos privadas.
  • Hay 65 millones de pistolas en circulación.
  • Uno de cada tres norteamericanos está armado, algunos de ellos fuertemente armados.
  • En el 40% de los hogares hay un arma de fuego; en uno de cada cuatro hay una pistola escondida en un cajón.
  • Se venden al año cerca de dos millones de pistolas y más de cuatro millones de armas de fuego en general.
  • Este enorme arsenal, es utilizado para matar cada año a más de 11.000 personas en este país, cuatro veces más que los muertos en el World Trade Center o en la guerra de Irak.
  • Las armas de fuego son también el instrumento de más de 17.000 suicidios y de más de 700 muertes producidas por accidentes domésticos.

Sin comentarios.

• Actualización: Otro artículo de EL PAÍS, menciona las declaraciones del armero que vendió las armas, no te lo pierdas es increíble:

Las 32 vidas cosidas a balazos en la Universidad Politécnica de Virginia el pasado lunes no hacen sino reforzar su creencia: que todo el mundo debería de estar armado. “Si las armas estuvieran permitidas en el campus, esto no habría ocurrido. Quizá hubieran muerto una o dos personas, pero antes de que cayera la tercera, el asesino habría sido abatido por alguien con un arma“.

John Markell no tuvo ningún problema en ser encontrado. Todo lo contrario. Ufano, posó para las cámaras. A las puertas de su negocio –impidió cualquier filmación dentro del establecimiento, entre otras cosas porque comparte local con un prestamista de dinero a quienes los clientes se le escapaban por minutos ante la incómoda y acusadora presencia de las cámaras–, Markell declaraba: “No matan las armas, sino las personas“.

Éste es un país de armas“, explica el dependiente que puede que le vendiera el arma a Cho. Dentro del establecimiento, nadie quiere identificarse. Pero todos están orgullosos del trabajo que realizan: “Armar al pueblo“, según su definición y ajustándose a la ambigua Segunda Enmienda. “Mire, señora“, explica con paciencia el dependiente, un tipo enorme, perilla perfectamente afeitada, sentado con las piernas bien abiertas, “si no fuera por mi derecho a armarme, yo hoy hablaría con acento británico y usted en alemán“.

La referencia a varias guerras en distintos siglos es banal comparada con la siguiente tesis. “Los europeos son incapaces de entender qué pasa en este país. Es como si yo le intentara explicar a usted cómo se tiene un hijo“. “¿No puedo, verdad?“, pregunta. “Pues dejen de intentar averiguar cómo pensamos aquí“.

Locos están locos.


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 162 seguidores