El atractivo de los periódicos en línea

Francis Pisani, escribe en EL PAÍS, sober el hiperacelerado, joven, carismático… Rob Curley es de las personas que más mueve a la prensa. Sabe atraer con información útil y amena y da esperanza al mostrar que se puede ser cool y rentable en Internet. “La información es lo que cuenta, no el mecanismo de distribución“, asegura en la escuela de periodismo de la Universidad de California-Berkeley. Lo esencial, como siempre, la conexión con los lectores. Hace 30 años, policías, bomberos y maestros leían el Washington Post. Ya no. Hay que recuperarlos con una plétora de noticias locales y productos multimedia inventivos.

Leemos más a fondo en la Red, algo que sólo pasa con dos de cada tres lectores sobre papel, donde el ojo se guía por titulares y fotos

Deporte escolar, misas y precios de casas. Curley satisface a cada mercado. Las informaciones pueden ser recibidas sobre computadora, iPod, móvil o consola

La tecnología permite a Curley poner una cantidad considerable de información en bases de datos para transformarla en servicios. En Lawrence, Kansas, puso los nombres de todos los niños de los equipos escolares de béisbol. Los seguidores pueden comparar jugadores y equipos hasta la saciedad. A los padres, el periódico les manda un mensaje SMS cuando un partido se cancela, o cada 10 minutos la puntuación. De ahí surgió Game, una exitosa publicación en papel.

En Naples, Florida, hizo una guía de restaurantes para encontrar, desde un celular, sushi a las dos de la madrugada. También tiene una guía de iglesias. Los sermones son distribuidos en MP3. Una guía inmobiliaria da el precio de venta de las casas en cualquier calle y su evolución durante los últimos tres años. Deporte escolar para los jóvenes, misas y precios de casas para jubilados. Curley busca satisfacer las especificidades de cada mercado. Las informaciones pueden ser recibidas tanto sobre computadora como iPod, teléfono móvil o consola de juegos.

No puede haber demasiado multimedia“, agrega Curlye. Podcast, vídeos, flash, todo es bueno. Hay que ser cool, supercool. Pero todo está integrado con un cuidado gráfico excepcional, un ritmo endiablado que hace olvidar que las imágenes no son tomadas por profesionales.

Hace falta tener a los mejores en los nuevos medios porque se está compitiendo contra Google, que contrata a la gente más inteligente del mundo“, asegura sonriente. Paga bien y, gracias a ello, rentabiliza la parte online.

En tres años, consiguió que el tráfico en el sitio del diario de Lawrence (circulación de 20.000 ejemplares y ciudad de 82.000 habitantes), pasó de 500.000 páginas vistas al mes a un pico de 13 millones.

En Naples, “capital mundial de los jubilados“, logró suscitar tal entusiasmo entre los negocios locales que algunos compraron un millón de dólares de anuncios sobre el sitio del periódico (la ciudad es rica). Contratado a fines de 2006 como vicepresidente del Washington Post-Newsweek Interactive, lanzó On Being, una serie de entrevistas hipersencillas que atraen más visitantes que el resto de productos de la compañía.

Si los logros de Curley tienen que hacer soñar a audiencias y a responsables de medios, un estudio publicado al día siguiente de su charla en Berkeley tiene con que hacerlos reflexionar.

Sorpresa: leemos con más profundidad en la Red. Tres de cada cuatro lectores leen íntegramente las noticias de la web. Algo que sólo pasa con dos de cada tres lectores sobre papel, donde el ojo se deja guiar por el tamaño de titulares y fotos. En la Red prestamos más atención a los elementos de navegación. Realizado por el Poynter Institute, el estudio Eyetrack 2007 analiza el comportamiento de 600 lectores online y sobre papel.

Curley está convencido de practicar el periodismo de siempre. “Hacemos algo muy tradicional. Algo útil y que no aburre. Lo único es que lo hacemos en otro soporte, en la web“.

Resulta difícil discrepar cuando afirma: “El periodismo online es periodismo verdadero“. Sin embargo, el hombre que pedalea para llevar a un pasajero en su cochecillo, el comandante de una nave espacial con un turista a bordo o el piloto de un avión comercial que lleva 300 personas de un continente a otro están en el negocio del transporte. Pero “transportar” no necesariamente quiere decir lo mismo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: