El ordendor tambien pasa factura a la salud (y IV)

En la última entrega trata los problemas y soluciones para una adecuada postura a la hora de sentarse frente al ordenador.

Cuando se escribe en el ordenador, además de los músculos que se utilizan activamente para teclear, entran en funcionamiento otros que realizan tareas de estabilización y apoyo (como los de la espalda, cuello y hombros).

Lumbalgias y cervicalgias (dolores en la columna lumbar y cervical) son frecuentes en las personas que tienen que permanecer mucho tiempo sentadas.

Una postura deficitaria, sumada a la mala posición del monitor, el mouse y el teclado, son los causantes de las clásicas contracturas en el cuello, los hombros y la espalda.

Una buena postura implica:

  • No hay que desparramarse sobre la silla. La espalda debe estar recta pero no rígida, apoyada completamente contra el respaldo, para que la tensión se descargue en forma homogénea. No son recomendables las sillas con respaldos cortos, que sólo cubren la región lumbar de la columna.
  • Los codos deben quedar doblados a una altura de 90 grados, con los hombros relajados. Muchos usuarios usan escritorios demasiado altos, que no favorecen una buena posición de los hombros.
  • Los pies deben estar apoyados en el suelo, para evitar que la tensión recaiga únicamente sobre la espalda. Los más petisos pueden ayudarse con una plataforma, siempre cuidando que la cadera esté a la misma altura que las rodillas para favorecer una buena circulación.
  • Colocá el monitor delante tuyo, y evitá tener que girar el cuello para ver la pantalla. Por la misma razón, en caso de tener que copiar un texto en papel, lo mejor es usar uno de los portapapeles o atriles que se enganchan en la pantalla. Un monitor inclinado, implica que el cuerpo permanezca rotado hacia uno los lados, con el lógico estrés de las articulaciones y músculos de la columna cervical.
  • La altura ideal del monitor indica que el borde superior de la pantalla debe coincidir con los ojos. Si está por arriba, o por debajo, se tensionan los músculos posteriores del cuello, provocando contracturas. Para poder lograr la postura correcta, es necesario contar con los muebles adecuados. Los mejores son los ajustables, que permiten adaptarse a las características y particularidades de cada usuario.
  • Por último, el espacio juega un rol fundamental a la hora de prevenir enfermedades y lesiones. Es indispensable que el lugar de trabajo esté bien iluminado, con luces que no estén ni detrás de la pantalla (porque encandilan), ni delante (se reflejan en el monitor), sino a los costados, y que no sean de tubos fluorescentes; y con suficiente renovación del aire.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: