El CD cumple hoy 25 años

17, agosto, 2007

He leído en el blog BANDA ANCHA que cuando Philips fabricó el primer CD un 17 de agosto de 1982 en Langenhagen (Alemania), nadie preveía que se convertiría en el mejor exponente de la revolución digital que estaba por llegar. Hoy, como bien explica El Mundo, “la variedad de soportes existentes, en plena era de Internet y del iPod, comienza a relegar al CD en un mercado cada vez más competitivo.” En el momento de su lanzamiento, en noviembre de 1982, sólo había en circulación apenas 150 títulos, en su mayoría de música clásica, si bien el primer conjunto que vio la luz con ellos fue ABBA, junto con Beethoven. Como bien recuerda El Mundo, “los primeros modelos de reproductor de CD (entre ellos, el Philips CD100) salieron a la venta por primera vez en Japón, y en marzo de 1983 llegaron a los mercados de EEUU y Europa.”

Aquel avance tecnológico surgió de una colaboración empresarial entre el gigante europeo Phillips y el innovador fabricante japonés Sony. Fue “la base de una serie de innovaciones enfocadas sobre todo al ocio digital, como el DVD o la nueva generación de discos ópticos, como el HD DVD o el Blu-ray.”

En el momento de su creación supuso un avance incuestionable porque suponía el paso del formato analógico de los discos de vinilo al del soporte analógico binario, y fue en la música donde el cambio fue casi revolucionario. ¿Cuántos echan de menos el encanto de los antiguos LP”s con sus fantásticas portadas?

El proyecto inicial del CD se inició durante los años 70, en los laboratorios de investigación óptica de la multinacional holandesa Philips. A esta antigua división de investigación pertenecía entonces el ingeniero Pieter Kramer, quien reconoce, en declaraciones a Associated Press, que supuso un trabajo arriesgado porque no había nada parecido anteriormente: “Cuando comenzamos no había nada de nada“, añadiendo que “Philips hizo equipo con Sony, y nuestro primer objetivo era comernos el mundo para el CD. Lo logramos gracias a un acuerdo abiertamente colaborativo para crear un nuevo estándar“. Kramer confiesa ahora todavía perplejo: “nunca imaginamos que un día las industrias informática y de entretenimiento optarían por el CD digital para almacenar el creciente volumen de datos necesarios para los programas informáticos o para las películas.”

Hoy en día el formato CD si bien se emplea masivamente está muy devaluado. Se le tacha de fragilidad, pésima calida de reproducción HI-FI si no se tiene un buen reproductor y haber sido ya superado por nuevas tecnologías, como el DVD, su hermano mayor, o el MP3. Si bien al comienzo al CD le prometían una vida casi infinita libre de fallos, la realidad es muy distinta: se raya con facilidad, se rompe con demasiada frecuencia, deja inaccesible el contenido por culpa de fuentes de calor o electromagnéticas, e, incluso, puede desarrollar hongos, como si fuese una piel animal. Hoy en día, una simple memoria flash USB es más fiable que un CD para almacenar el contenido de una copia de seguridad.

El CD tiene sus días contados. Incluso Bill Gates anunció su muerte hace ya 3 años, anticipando algo que todos intuimos.

El CD está a punto de convertirse en una auténtica pieza de museo. No los tiren. Sus hijos o nietos coleccionistas se lo agradecerán…

Anuncios

La historia del ‘Compact Disc’

5, julio, 2007

Según he leído en un post de Yonderboy para BARRAPUNTO, hace 25 años que se lanzó el primer reproductor de CD, un formato que se comenzó a desarrollar en los 60 y sobre el que no hay un inventor definido. Sin embargo, la historia da muchos datos, como su evolución o las leyendas urbanas que rondan en torno a la curiosa capacidad de 74 minutos que estos discos tenían. Al parecer, la amistad entre Karajan y el entonces presidente de Sony fue la causa de que los CDs pudiesen albergar al menos la novena sinfonía de Beethoven. Sea como fuere, el CD sigue con nosotros, y por lo que parece lo seguirá estando mucho más tiempo.

Si no me equivoco, aunque no se cita, fue Glenn Gould quien hizo una de las primeras grabaciones completamente digitales en CD (su insuperable versión de las Variaciones Goldberg). Sirva en cualquier caso de modesto recordatorio a los 25 años de su muerte, que se cumplen muy pronto.

Y a continuación un poco de historia de cosecha casi propia sobre el invento (lamento que sea un poco largo pero la historia es la historia), si quieres mas datos puedes consultar en la Wikipedia:

cd¿En qué consiste el disco compacto?

Desde su comercialización, a principios de los años ochenta, se ha aclamado al disco compacto digital de lectura láser como el avance más importante en la grabación sonora desde que en 1877 Edison inventó un fonógrafo que registraba el sonido en un cilindro de papel de aluminio, o desde la aparición del sonido estereofónico en los primeros años de la década de los sesenta.

La diferencia es tan extraordinaria que la gran mayoría de compañías discográficas ya no producen discos de vinilo. No obstante, este pequeño disco brillante sigue siendo un misterio para muchos.

¿En qué consiste la grabación digital?

En el conocido disco de vinilo, la música se graba en un surco continuo y ondulado a la manera de un reflejo o reproducción análoga de la onda sonora. La reproducción de la música se consigue colocando la aguja del tocadiscos en el surco del disco mientras este da vueltas. La aguja sigue el surco y vibra con su movimiento. Esto genera sucesivamente una minúscula señal eléctrica que es una reproducción del sonido que captó el micrófono en el estudio de grabación. Luego se amplifica la señal, y ya tenemos música.

El sistema de grabación digital es diferente. Un grabador digital recoge y mide la magnitud de la señal sonora a intervalos muy precisos —varias decenas de miles de veces por segundo— y graba los valores obtenidos en forma de números, o dígitos. Dichos valores se registran en código binario, el lenguaje de las computadoras, formado únicamente por ceros y unos. Esta secuencia de dígitos se procesa en una computadora y se almacena, por lo general en una cinta. Para reproducir el sonido, una computadora lee los dígitos y crea una señal similar a la original. Esta señal se amplifica y, de nuevo, tenemos música.

Este proceso se ve menos afectado por las limitaciones de los sistemas de grabación y fabricación que la grabación analógica. Como resultado, se reducen los ruidos y la distorsión del sonido, y son menos los factores que disminuyen la calidad de la grabación. Además, la información digitalizada se puede almacenar en un formato muy compacto y de fácil acceso. Se pudiera decir que la grabación digital es el resultado natural de una combinación de una computadora y un magnetófono.

Las compañías discográficas llevan muchos años realizando grabaciones digitales en sus estudios. Pero en un principio el equipo de reproducción del sonido era demasiado complejo (y caro) para incorporarlo a un aparato doméstico. El verdadero avance de la grabación digital se consiguió con un sistema de reproducción económico y técnicamente asequible al usuario de término medio. El resultado es el disco compacto digital (conocido por sus siglas en inglés: CD) y el lector láser para la reproducción del sonido.

Los números binarios, o bits, quedan codificados en una serie de depresiones microscópicas y partes planas sobre la superficie de un disco de plástico de tan solo 120 milímetros de diámetro, revestido de aluminio brillante y protegido por una capa de laca. La música suena cuando se introduce el disco plateado en un lector de discos compactos. La secuencia de las depresiones no las lee una aguja, sino un rayo láser cuidadosamente enfocado sobre el disco. El haz de luz se dispersa cuando encuentra las diminutas cavidades, pero al golpear la superficie plana, se refleja y es recogido en un sensor. Las depresiones y partes planas de la superficie del disco compacto se reconvierten de esta manera en impulsos eléctricos que el sofisticado circuito electrónico del lector puede descifrar.

¿Es tan bueno como dicen?

Como el disco compacto emplea un haz de luz en vez de una aguja de diamante, no se produce desgaste, sin importar el número de veces que se utilice el disco. Incluso los pequeños arañazos y marcas en la superficie del disco no perjudican la calidad del sonido, pues el rayo láser está enfocado hacia las cavidades y no hacia la superficie exterior. Los molestos ruidos con que todos los usuarios de elepés (discos de vinilo de larga duración) se encuentran tan familiarizados son ya cosa del pasado. Todas estas características dotan al disco compacto de una durabilidad que un elepé no puede igualar. En teoría, un disco compacto que haya sido fabricado y cuidado correctamente debería durar para siempre.

La mayor duración de la grabación en el disco compacto y el que su tamaño sea más pequeño son otros factores a su favor. También es más fácil de manejar y guardar, pues el tamaño del disco compacto es menos de la quinta parte del de vinilo. Por si fuera poco, el hecho de que los lectores de discos compactos funcionen de la misma manera que una computadora, hace que muchos de ellos se puedan programar para escuchar y repetir ciertas secciones del disco en la secuencia que se prefiera.

¿Qué se puede decir de la calidad del sonido? A casi todo el mundo que escucha por primera vez un disco compacto le maravilla la claridad y la fidelidad de su sonido. La música emana de un fondo silencioso con sorprendente detalle. Esto se debe al llamado margen dinámico, es decir que en comparación con un elepé, en un disco compacto existe una mayor amplitud de niveles entre el sonido más elevado y el más tenue que se puede grabar. Si a todo esto le añadimos la ausencia de ruidos y distorsión, la música que se escucha en un disco compacto alcanza un gran realismo.

Al principio un elepé su coste era menor que un disco compacto de término medio, hay que decir que este ha puesto al alcance del público en general cierto grado de perfeccionamiento en la reproducción de sonido, perfeccionamiento del que anteriormente solo unos pocos ávidos entusiastas de la alta fidelidad podían disfrutar.

El disco compacto y las computadoras

En los últimos años el disco compacto ha adoptado un aspecto totalmente nuevo. La misma tecnología se puede utilizar en el almacenamiento de ingentes cantidades de información, a la que es fácil acceder con una computadora que tenga incorporado un lector de discos compactos. Del mismo modo que se puede escuchar rápidamente una parte determinada de un disco compacto musical, se puede leer e investigar cualquier parte de la información almacenada o citar de ella en cuestión de segundos, con cierta clase de lectores provistos de programas informáticos adecuados.

El disco compacto posee una capacidad de almacenamiento increíble. Dicho en lenguaje informático, puede almacenar más de 600 megabites, el equivalente a 1.000 disquetes o 200.000 páginas impresas. En otras palabras, en un solo disco se pueden digitalizar y almacenar diez enciclopedias de veinte volúmenes cada una. No obstante, sus ventajas no terminan con su inmensa capacidad.

Hacia 1985 comenzaron a aparecer en el mercado los primeros discos compactos para computadoras. Se les llamó CD-ROM, que significa disco compacto con memoria de solo lectura. Contenían fundamentalmente obras de consulta, como enciclopedias, diccionarios, guías, catálogos, información técnica y bibliográfica y archivos o colecciones de varios tipos. Al principio eran tan caros que los principales usuarios eran las bibliotecas y otras instituciones académicas o gubernamentales. De hecho, un disco que hace poco habría costado varios cientos de dólares, ahora puede que se obtenga por una pequeña parte de esa cantidad.

No hizo falta mucho tiempo para conseguir que los discos CD-ROM pudiesen servir para algo más que solo almacenar textos. En los últimos años han aparecido en el mercado los discos CD-ROM con gráficos a color y efectos sonoros. Ahora no solo se puede leer la biografía de cierta persona y ver su fotografía, sino que también es posible escuchar un discurso pronunciado por esa misma persona. Y, por supuesto, existe una amplia gama de juegos de computadora con toda clase de efectos sonoros, animación a color, fotografía digital, etc. Los llamados sistemas multimedia interactivos, que combinan la computadora y el entretenimiento doméstico, han arrasado.

Verdaderamente, el disco compacto digital es una maravilla tecnológica con multitud de aplicaciones tanto en el terreno de la educación como del entretenimiento.

El mundo en miniatura del disco compacto

No resultó una equivocación llamarlo disco compacto. Sobre la brillante superficie de este disco del tamaño de la palma de la mano hay de cinco a seis mil millones de depresiones microscópicas en una pista trazada en espiral. Puesta en línea recta, la pista alcanzaría los 5,6 kilómetros de longitud. Los pasos entre las 20.000 espirales en que se enrolla la pista, comenzando desde el borde interno del disco hacia el externo, son tan estrechos que 60 de ellas cabrían en el surco de un disco de vinilo. Se ha calculado que si cada pequeña cavidad fuera del tamaño de un grano de arroz, el disco sería más grande que cuatro campos de fútbol.

Los discos compactos se han de fabricar en salas limpias, donde hasta el aire ha de filtrarse cuidadosamente. Una partícula de polvo de tamaño corriente, unas cinco veces mayor que las cavidades de la superficie de un disco compacto, puede borrar suficientes códigos como para provocar un fallo en la grabación. “En comparación con nuestras normas de limpieza —dice un ingeniero—, un quirófano parece una pocilga.”

Como el disco gira a un máximo de 500 revoluciones por minuto, supuso un desafío enorme conseguir que el láser enfocara las diminutas cavidades y no se desviara de su recorrido en un disco con las pistas tan juntas unas de otras. Para conseguirlo, el láser de lectura está controlado por un asombroso dispositivo guiador.


¿Para qué me sirve el agujero del CD?

27, junio, 2007

Alex en 86400 se pregunta ¿Por qué existe el agujero del CD? Bueno pues para casi todo existe una respuesta:

  • Antiguamente los aparatos reproductores usaban el agujero para encajar el CD con el motor, hasta que vinieron los nuevos dispositivos en los que no hacía falta, porque el tambor se encajaba internamente.
  • También tienen otra función que es la de estabilidad en el disco, con ese agujero es más flexible y por lo tanto, se puede romper menos.
  • Una función más que se saca Alex de la manga es la de meter el dedito para transportarlo graciosamente.

Además de lo expuesto los diseñadores de portadas de CD lo usan para otras cosas, como para dar rienda suelta a su creatividad y parece ser que para algunos no les es una molestia.

Pero si uno piensa ¿y que puedo poner?…. puede ser incluso útil, y si no te lo crees mira unos cuantos ejemplos en The Hole In CDs.

El que más me ha gustado ha sido el siguiente:

cdsocorro.png